Cuidado con las fuentes que utilizas en Twitter


En tan sólo cinco años, Twitter se ha convertido en la forma más directa de conocer lo que piensa, hace o dicecualquier personaje de la vida pública, empresa o institución, sin necesidad de los medios de comunicación.

Twitter ha sido clave para obtener información durante la huelga de los controladores aéreos, en el rescate de los mineros de Chile, en la revolución egipcia o el terremoto de Japón.

Son las fuentes las que hablan, y su acceso hasta ahora reservado a los periodistas, se ha democratizado. Todos podemos leer en tiempo real lo que dicen los habitantes de Tokio minutos después de que sus casas se tambaleen por el terremoto más brutal sufrido en el país.

Pero la información sigue siendo confusa, mezclada y con mucho ruido por lo que quizás es más necesario que nunca alguien capaz de poner en perspectiva lo sucedido y que contraste los datos.

Los medios de comunicación en su carrera por ser los primeros, y al sentirse amenazados por el propio Twitter, tienden a usar esta herramienta para difundir noticias pero también para encontrarlas.

Todos los medios tienen  cuentas en Twitter para difundir sus contenidos, y al mismo tiempo, están introduciendo Twitter como si de un antiguo teletipo se tratara.

Twitter es un termómetro inigualable para saber qué interesa a los ciudadanos, los problemas llegan cuando se toma  Twitter como fuente, lo que ha jugado más de una mala pasada a más de un medio.

Las mentiras se extienden tan rápido como las verdades en Twitter, pero con el agravante, quecuanto más retuiteado está un tema, se tiende a darle más credibilidad.

Así sucedió con la muerte de Morgan Freeman, publicada por verdadera y atribuida a CNN, cuando en realidad no era más que una broma de un usuario que dijo que Freeman había fallecido citando a CNN Breaking News con una @ por delante, lo cual convirtió un tonto comentario en noticia mundial.

Otra costumbre peligrosa y extendida en los medios de comunicación es dar peso de declaración a los tuits de personajes públicos. El escritor Pérez Reverte hizo un llamamiento en la conferencia de iRedes, celebrada recientemente en Burgos, para que los medios se abstuviesen de tomar sus tuits, que él definía como una charla en un bar entre amigos, como declaraciones públicas.

El escritor se quejaba de cómo sus palabras en Twitter diciendo que el ex ministro de exteriores Miguel Ángel Moratinos era un “perfecto mierda” por llorar al abandonar su cargo coparon titulares y telediarios.

En el terreno legal, un tuit es público, pero quizás deberíamos empezar a plantearnos hasta qué punto es ético utilizar un entrecomillado cuando el emisor no está siendo directamente entrevistado. Nacho Vigalondo también ha denunciado el uso de sus tuit sacados de contexto en la polémica que le costó su blog y la campaña publicitaria rodada para El País.

“Todo lo que tuitees podrá ser usado en tu contra” es una de las máximas que se están extendiendo en la red de microblogging entre los personajes públicos.

Twitter es muy nuevo, y seguro que en poco tiempo, se establecen unas pautas de uso dentro de las redacciones, que hoy por hoy, se adentran en la red de microblogging como en el salvaje oeste a la caza de temas de actualidad que puedan hacer que su contenido sea más viral.

Este artículo ha sido publicado por los alumnos de  Universidad de Navarra en la revista Acreditados, que forma parte del proyecto de final de carrera de los alumnos de Cuarto de Periodismo.