Efecto Bandwagon y la moda de ser solidario #redessociales


 

La #Pipetón es un claro ejemplo de como se unen los twitteros cuando desean subirse al carro de la solidaridad

Tres hitos marcaron 2010, tres modas pasajeras y millones de chilenos subidos al carro de la solidaridad, como si se tratara del nuevo look del momento.

Los innovadores  dan el primer paso, los que lo twittean, motivan y empiezan a crear   la pequeña bola de nieve.

De a poco comienzan a unirse los adoptantes tempranos y luego los rezagados.

Nunca antes había sido tan fácil masificar un mensaje y motivar por medio de una presión social online a miles de personas.  Miles de twitts, videos e imágenes son factores que trabajan a favor de la solidaridad cuando más se necesita.

Es que a pesar del individualismo imperante, seguimos siendo seres sociales que seguimos al grupo y como ha sido demostrado, esto no cambia en los entornos digitales.

Lo que hemos visto en 2010 con el terremoto, los mineros y la teletón es un ejemplo real de que la solidaridad de los chilenos, no es más que un virus que entra en todos nosotros igual que una moda, siguiendo los mismos patrones.

Estos son los puntos claves a los que hace alusión Malcolm Gladwell, autor del exitoso libro “The Tipping Point el cual habla  de los puntos esenciales  para esparcir un virus.

La ausencia de cualquiera de estos puntos debilita la virilización, aquí se presenta adaptado al contexto chilenos 2010.

  1. El poder del contexto : país sensibilizado desde el 27 de febrero 2010
  1. Vendedores Natos: rostros de televisión persuasivos “Don francisco” “Zafradas” apoyados en imágenes impactantes que venden.
  1. Mavens: especialistas creíbles “líder de opinión”  Motivan. (Presidente Piñera, Ministro de Minería Golborne)
  1. Factor gancho:chilenos ayudando a chilenos en cualquiera que sea la causa.

Revisa también:

De los 30 segundos a los 140 caracteres, una reflexión

Lo que haces en Pandora también repercute fuera de ella

De atacar a conversar, el target se convierte en audiencia

Bullying Branding: Ama a tus clientes en on y en off